Refrigerante del radiador: Más que un anticongelante

0
527

Para muchos propietarios de vehículos, las exigencias que se plantean para el refrigerante del sistema de refrigeración de su coche son extremadamente bajas. En invierno, el refrigerante no debe congelarse y en verano, no debe sobrecalentarse. Eso es todo. Sin embargo, la realidad es que las exigencias a los refrigerantes de los motores modernos son enormes. Esto se debe especialmente al hecho de que los motores son cada vez más ligeros, más compactos y potentes, lo que provoca un mayor calentamiento de los componentes individuales.

Protección contra las heladas y el sobrecalentamiento

Prácticamente todos los anticongelantes (concentrados) están compuestos por un 90% de glicol y un 10% de aditivos. Los aditivos son sustancias que influyen en las propiedades del agente. Los refrigerantes para automóviles son una mezcla de agua y anticongelante. La proporción de mezcla ideal es de 1:1, lo que corresponde a una protección anticongelante de hasta -36° C. La máxima protección anticongelante posible de aproximadamente -52° C se consigue con una mezcla de 2:1 (anticongelante:agua). El anticongelante puro reduce la eficacia de la refrigeración en aproximadamente un 50% en comparación con la mezcla 1:1.

Además de reducir la temperatura de congelación, el glicol también contribuye a aumentar el punto de ebullición, lo que protege el motor del sobrecalentamiento en los meses más cálidos. Con una mezcla de agua y anticongelante en una proporción de 1:1, el punto de ebullición del refrigerante es de alrededor de 107° C, lo que ofrece al sistema de refrigeración una enorme reserva de rendimiento

¿Agua del grifo o agua destilada?

El argumento de que hay que añadir agua destilada al sistema de refrigeración se debe a que en el pasado se utilizaban anticongelantes que contenían fosfatos. Estos fosfatos eran incompatibles con los minerales que se encuentran en el agua del grifo. Dado que los fosfatos no están presentes en los anticongelantes desde hace mucho tiempo, se puede utilizar agua del grifo convencional de calidad potable.

El agua destilada tiene la ventaja fundamental de que apenas contiene minerales que puedan depositarse en el motor. La desventaja del agua destilada, en cambio, es que el nivel de pH es inferior al del agua del grifo. El agua pura, triplemente destilada, alcanza un valor de pH neutro de 7,0. El agua del grifo tiene valores ligeramente alcalinos que suelen rondar entre 7,5 y 8,0.

El refrigerante del motor debe ser siempre ligeramente alcalino (valor de pH >7) y nunca ácido (valor de pH <7), pues de lo contrario se dañarían las juntas. Por esta razón, se añaden aditivos a cada anticongelante para garantizar que los ácidos se liguen y el refrigerante siga siendo alcalino. Por lo tanto, las pequeñas cantidades de minerales en el agua del grifo son insignificantes en comparación con el valor de pH más pobre del agua destilada.

Protección de todo el sistema de refrigeración

Los anticongelantes tienen propiedades lubricantes adicionales, que permiten utilizar el refrigerante como lubricante para los componentes del sistema de refrigeración (por ejemplo, la bomba de agua, el termostato, las válvulas de calefacción). Esto es especialmente importante para la junta de anillo deslizante de la bomba de agua, que se desgastaría al poco tiempo sin anticongelante.

Los aditivos del anticongelante también protegen contra la corrosión y la cavitación y también evitan los depósitos y la formación de espuma. El silicato es un aditivo con excelentes propiedades de protección contra la corrosión. Si la proporción de mezcla de anticongelante y agua se calcula incorrectamente, el refrigerante puede contener muy pocos aditivos de protección.

Esto puede provocar corrosión en todo el sistema de refrigeración. En este caso, el óxido, la cal o la suciedad pueden destruir las superficies de la junta del anillo deslizante. Entonces ya no se garantiza la estanqueidad del cojinete de la bomba. Por lo tanto, al cambiar el refrigerante es aconsejable limpiar y enjuagar el circuito del refrigerante.

Intervalos de cambio

El refrigerante tiene un cierto desgaste. Algunos de los aditivos se consumen con el tiempo. Por lo tanto, el refrigerante pierde su protección anticongelante y anticorrosiva, así como su efecto lubricante y su conductividad térmica. También puede producirse la formación de espuma y depósitos. La durabilidad de un refrigerante depende de su calidad y de la limpieza de todo el sistema de refrigeración.

El desgaste es especialmente intenso si se producen fugas o los gases de escape entran en el sistema de refrigeración (por ejemplo, debido a una junta de culata defectuosa). Por esta razón, el líquido refrigerante debe ser revisado regularmente y sustituido si es necesario. Deben respetarse las indicaciones del fabricante del vehículo en cuanto a especificaciones, intervalos de sustitución, miscibilidad y relación de mezcla.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí